Las principales influencias de la cultura japonesa en Star Wars

Aunque Star Wars se inspiró en varias fuentes, Japón ha tenido una influencia sobresaliente en la galaxia muy, muy lejana.

Star Wars es un fenómeno cultural sin igual, una potencia en los medios de comunicación que abarca cine, televisión, libros, cómics, juguetes y mucho más.

Aunque Star Wars se inspiró en varias fuentes, incluyendo antiguas series de películas de ciencia ficción como Flash Gordon, la novela Dune y los combates aéreos de la II Guerra Mundial, Japón ha tenido una influencia sobresaliente en la galaxia muy, muy lejana.

Desde la música hasta el diseño de personajes y escenarios, los artistas y cineastas japoneses han dejado una marca indeleble en la historia de Star Wars.

Akira Kurosawa, la gran inspiración de George Lucas

Akira kurosawa, la gran inspiración de Star Wars

Es bien sabido que George Lucas es un gran fan del director de cine japonés Akira Kurosawa. Muchas veces se ha mencionado la conexión entre la película de Kurosawa, The Hidden Fortress, y Star Wars: Episodio IV – Una Nueva Esperanza.

Los paralelismos son notables: ambos presentan a una pareja de plebeyos discutiendo mientras se ven envueltos en una aventura con una joven princesa ingeniosa y un general curtido, interpretado por el actor habitual de Kurosawa, Toshiro Mifune. Según varias fuentes, Lucas incluso se acercó a Mifune para que interpretara a Darth Vader en la primera película.

The Hidden Fortress de Akira Kurosawa
The Hidden Fortress de Akira Kurosawa

Pero las conexiones van más allá. Lucas (junto con Francis Ford Coppola) produjo la película de Kurosawa de 1980, Kagemusha, sobre el doble de un señor de la guerra que se ve involucrado en una lucha. Esta idea también se trasladó a The Clone Wars, específicamente en el cuarto episodio de la 4° temporada, «El guerrero de las sombras» (también la traducción al inglés de la palabra japonesa, kagemusha), con Jar Jar Binks interpretando al doble.

La película más famosa de Kurosawa es, sin duda, Los Siete Samuráis. Esta inspiró el episodio de The Mandalorian, «Sanctuary», de la primera temporada. Escondiéndose del Gremio, Mando lidera a un grupo de mercenarios para repeler a unos saqueadores que atacan a una aldea local, un claro paralelismo con la película.

Kozure Ōkami (El lobo solitario y el cachorro), la inspiración en The Mandalorian

Kozure Ōkami (El lobo solitario y el cachorro), la inspiración en The Mandalorian

La serie de manga Lone Wolf and Cub (Kozure Ōkami), que se publicó entre 1970 y 1976, cuenta la historia de Ogami Itto, un antiguo verdugo del shogunato que se ve obligado a huir junto a su hijo pequeño, Daigoro, después de ser acusado falsamente de un delito. La serie también se adaptó a numerosas películas (editadas y lanzadas en el extranjero como Shogun Assassin) y series de televisión.

Las similitudes con The Mandalorian son numerosas, con Grogu siguiendo a Mando en una cuna flotante. Aunque Daigoro no tiene poderes sobrenaturales, a veces es arrastrado a la lucha. La escena en El Libro de Boba Fett, donde Luke le ofrece a Grogu la elección entre la vida de un Jedi y estar con el Mandaloriano, es casi fotograma a fotograma de la primera película de Lone Wolf and Cub.

Bushido, el camino del samurai

Bushido, el camino del samurai

Se pueden observar ciertos paralelismos entre los Jedi y los samuráis. Ambos siguen un código de conducta, así como un vestuario similar al kimono. Darth Vader, por ejemplo, lleva un casco con estilo samurái y usa espada. Los Jedi poseen su propio código, el Código Jedi, que, al igual que el budismo, desalienta los apegos y enfatiza la compasión. También prohíbe matar a oponentes desarmados y aceptar la muerte y encontrar la paz en ella, como podemos apreciar cuando Obi-Wan Kenobi se sacrifica en su duelo con Darth Vader en Star Wars: Episodio IV.

Por otro lado, los samuráis tenían el bushido, el cual destacaba el valor, la misericordia, el honor, la sinceridad y el autocontrol, entre otros aspectos. Los samuráis siempre estaban dispuestos a morir voluntariamente. No obstante, no todos los samuráis son un modelo de virtud. Los Sith pueden considerarse ronin, samuráis renegados o sin amo. Por ejemplo, Lawrence Kasdan, coescritor de El Imperio Contraataca, ha catalogado a Boba Fett como un «samurái malvado».

Su estatus de ronin lo deja abierto a aceptar trabajos del postor más alto, tal y como el personaje interpretado por Toshiro Mifune en Yojimbo, otro clásico de Kurosawa.

Sables de luz y el kendo

el kendo

El arma de elección de los Jedi es el sable de luz, un arma elegante para una era más civilizada, como le dice Obi-Wan a Luke. El sable de luz se parece a la espada de un samurái, pero hay más influencia aquí que solo en la apariencia. El estilo de lucha real se deriva en gran parte del kendo.

Aunque la esgrima también jugó un papel en la coreografía del sable de luz en las tres películas originales, en las precuelas, para acelerar el proceso, el coordinador de acrobacias Nick Gillard confió en gran medida en la forma del kendo.

En el documental Star Wars: Evolución del Duelo del Sable de Luz, señala: «Kendo se convirtió en mi ingrediente base».

Señala que (en Ataque de los Clones): «La lucha entre Anakin y Dooku es kendo». Si observas la pelea, se pueden ver movimientos estándar de kendo utilizados.

Ray Park, quien interpretó a Darth Maul en La Amenaza Fantasma, es un experto en artes marciales wushu y está acostumbrado a luchar con una sola mano. Sin embargo, cuando su bastón de sable de luz doble se divide en dos, cambia a un agarre de dos manos, que es la forma adecuada para el kendo.

Palabras en japonés en Star Wars

Star Wars

Incluso el idioma japonés ha tenido cierta influencia en la franquicia de Star Wars. Comencemos con la palabra «Jedi». No es japonesa en sí misma, pero muchos han dicho que fue inspirada por la palabra jidaigeki, término japonés para designar a las películas de samurai. Siendo un cinéfilo y cineasta, es probable que Lucas haya sido expuesto a la palabra durante sus estudios en la Universidad del Sur de California (USC).

Otra palabra con una sensación japonesa es el nombre del maestro de Luke, Obi-Wan Kenobi. Obi, por supuesto, significa faja o cinturón, mientras que ken podría significar espada. Wan significa bahía, pero puede ser un poco forzado. Sin embargo, no es un exageración decir que Lucas estaba buscando una sensación japonesa en Star Wars, si no palabras reales. Eso no quiere decir que no haya japonés real en Star Wars. Por ejemplo, Yoda es un apellido común en japonés.

Y en el reciente The Book Of Boba Fett, escuchamos la palabra daimyo utilizada para describir a un señor del crimen. Daimyo es, por supuesto, la palabra japonesa para un señor de la guerra. Si bien no es una correspondencia directa (oyabun sería más correcto en japonés), es lo suficientemente cercano como para suponer que Japón influyó nuevamente en los escritores.

Kintsugi, el secreto de Kylo Ren

Kylo Ren

En la película «Star Wars: El ascenso de Skywalker», uno de los momentos más destacados es cuando Kylo Ren, el villano principal de la trilogía, repara su casco destrozado utilizando una técnica conocida como kintsugi.

Kintsugi es un arte japonés de reparación de cerámica que utiliza una mezcla de resina y polvo de oro para unir las piezas rotas y dejarlas en un estado más hermoso que antes. En la película, Kylo Ren utiliza una técnica similar para reparar su casco, que fue destruido en un ataque de rabia en la película anterior.

Este acto sirve como una metáfora de su propio viaje hacia la redención. Al reparar su casco roto, Kylo Ren está simbólicamente uniendo las partes rotas de su propia vida y trayectoria, intentando volver a su estado anterior y hacer las paces con su pasado.

Además, la técnica del kintsugi también se puede ver como una metáfora más amplia de la filosofía de la franquicia Star Wars. Como los personajes de la saga, la técnica kintsugi reconoce que las cicatrices y las imperfecciones son parte de la vida y la experiencia humana. En lugar de ocultar o desechar las piezas rotas, se abrazan y se les da un nuevo valor, transformándolas en algo nuevo y hermoso.

AT-AT y los mecha japoneses

El género de mecha en la cultura japonesa ha sido una fuente de inspiración para muchos creadores de ciencia ficción. Star Wars no es una excepción, y algunos de los robots gigantes en la saga tienen vínculos con los mecha japoneses.

Uno de los ejemplos más evidentes es el AT-AT (All Terrain Armored Transport), que aparece en El Imperio Contraataca. Este vehículo de transporte de tropas imperial tiene una forma similar a la de muchos mecha japoneses, con patas largas y una cabina en la parte superior. Además, el movimiento del AT-AT, que se mueve a través de la nieve y dispara desde arriba, se asemeja al de muchos robots gigantes japoneses.

Entradas recientes


Publicado

en

, , ,

por

Klook.com

Comentarios

Una respuesta a «Las principales influencias de la cultura japonesa en Star Wars»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.