La historia de Hachiko, el perro fiel que conmovió al mundo

hachiko

Hachiko personifica la lealtad inquebrantable y el amor incondicional. Su legado perdura a través de la emblemática estatua de bronce en Shibuya, que se ha convertido en un lugar de encuentro y símbolo de afecto eterno.

Por Federico Aikawa

El legendario perro japonés Hachiko, un Akita Inu, nació en noviembre de 1923 en Odate, una ciudad ubicada en la prefectura de Akita, donde esta distinguida raza de perros tiene sus raíces. Ese mismo año, el profesor de agricultura e ingeniero agrónomo, Hidesaburo Ueno, se encontraba en la búsqueda de un cachorro de esta raza y solicitó la ayuda de uno de sus estudiantes para encontrarlo.

Fue así como Hachiko llegó a la vida del profesor Ueno. Desde el momento en que se encontraron, se forjó una conexión especial entre ambos. Hachiko se convirtió en el compañero leal del profesor, siguiéndolo a todas partes y esperando ansiosamente su regreso al final del día.

La historia de Hachiko, el perro leal

Sin embargo, la trágica historia de Hachiko comenzó a tomar forma en 1925, cuando el destino dio un giro inesperado. El profesor Ueno falleció repentinamente en el trabajo, dejando a Hachiko desolado y sin comprender por qué su amado dueño ya no regresaba a casa. A pesar de su confusión y su corazón roto, el fiel perro continuó esperando en la estación de Shibuya (Tokio), el lugar de encuentro habitual, con la esperanza de ver una vez más al profesor.

Hachiko, el perro fiel

La historia de la lealtad de Hachiko comenzó a extenderse por todo Shibuya y, con el tiempo, por todo Japón. Las personas que pasaban por la estación quedaban conmovidas al ver al perro esperando pacientemente día tras día, año tras año. Aunque algunos inicialmente lo rechazaban, considerándolo un perro callejero, todo cambió en 1932 cuando un artículo fue publicado, compartiendo la historia conmovedora de Hachiko y su fidelidad inquebrantable.

Desde ese momento, Hachiko se convirtió en un símbolo de lealtad y devoción en todo el país.

En abril de 1934, se erigió una estatua de bronce en la estación de Shibuya, representando a Hachiko y fue inaugurada en su presencia. Sin embargo, durante la Segunda Guerra Mundial, la estatua fue reciclada para el esfuerzo bélico.

El 8 de marzo de 1935, Hachiko falleció, poniendo fin a su larga espera. Su cuerpo fue encontrado en una calle cercana a la estación de Shibuya. Las cenizas del Chuken Hachiko, el perro leal, fueron enterradas junto a la tumba del profesor Ueno en el Cementerio de Aoyama en la ciudad de Minato.

En 1948, Takeshi Andō, hijo del artista original, creó una segunda estatua que se erigió en agosto del mismo año. Esta nueva estatua aún se encuentra en pie y se ha convertido en un lugar de encuentro popular. La entrada de la estación cerca de esta estatua se conoce como «Hachikō-guchi», que significa «Entrada/Salida de Hachikō», y es una de las cinco salidas de la estación de Shibuya.

Hachiko, el perro fiel

A pesar de su partida, el legado de Hachiko perdura en el tiempo, recordándonos el poder del amor incondicional y la lealtad. La historia de Hachiko sigue siendo una inspiración para millones de personas en todo el mundo, demostrando el vínculo especial que puede existir entre un perro y su dueño. La estatua de Hachiko en Shibuya se ha convertido en un punto de encuentro icónico y continúa siendo un símbolo de afecto y devoción eterna. Hachiko, el perro leal, seguirá viviendo en los corazones de aquellos que escuchan su historia y se dejan cautivar por su inquebrantable espíritu.

Qué significa el nombre de Hachiko

El nombre «Hachikō» (ハチ公) se compone de dos partes en japonés: «Hachi», que significa ‘ocho’, un número que se refiere a la secuencia de nacimiento del perro, ya que «hachi» es la palabra japonesa para ‘ocho’; y el sufijo honorífico «-kō». Tradicionalmente, este sufijo se usaba para referirse de manera afectuosa a nobles o personas de alto rango en China antigua, pero en el contexto de Hachikō, es un añadido cariñoso a su nombre, que podría traducirse como «Príncipe Hachi» o «Señor Hachi», aunque comúnmente se le conoce como «pequeño Hachi» en un tono más familiar y afectuoso.

Por tanto, el nombre «Hachikō» puede interpretarse como un término afectuoso para el perro, subrayando su importancia y el cariño que le tenían, reflejando su lealtad y el lugar especial que ocupó en el corazón de quienes lo conocieron y continuaron conociendo su historia a lo largo de los años.

Dónde está la estatua de Hachiko

Hachiko, el perro fiel

Situada precisamente en la salida Hachikō de la estación de Shibuya, uno de los distritos más animados y concurridos de la ciudad, llegar a esta conmovedora estatua es una experiencia en sí misma, que sumerge al visitante en el vibrante corazón de Tokio.

Para llegar a la estatua de Hachikō, el primer paso es dirigirse a la estación de Shibuya. Esta estación es accesible a través de múltiples líneas de tren y metro, incluidas la JR Yamanote Line, la línea Hanzomon y la línea Fukutoshin, entre otras.

Al llegar, busca las señalizaciones que indican la «Salida Hachikō» (Hachikō-guchi), las cuales son fáciles de encontrar y están disponibles en inglés y japonés.

Una vez que salgas por esta exitosa salida, te encontrarás en la plaza Hachikō, donde la estatua del leal Akita te espera. Es común ver a personas tomándose fotos con la estatua o simplemente deteniéndose un momento para admirarla y reflexionar sobre la profunda historia de fidelidad que representa.

La estatua no solo es un punto de interés turístico, sino también un símbolo cultural profundamente arraigado en el corazón de Japón.

Características de la raza Akita-Inu

El Akita Inu, raza famosa mundialmente gracias a Hachikō, el perro que esperó a su dueño durante años en una estación de tren en Tokio, es un emblema de lealtad y belleza dentro del mundo canino. Este perro, oriundo de Japón, no solo es conocido por su historia conmovedora, sino también por sus características físicas y comportamentales que lo hacen único entre las razas grandes.

Un Pelaje para Sobrevivir al Clima

Una de las primeras cosas que llama la atención del Akita Inu es su pelaje abundante, diseñado por la naturaleza para protegerlo tanto del frío invierno como de los intensos rayos del sol. Su pelo, predominantemente rojizo con manchas blancas, no solo cumple una función protectora sino que también añade a su estética imponente. La distribución de su coloración en la cara, el cuello, el pecho, el vientre y la cola, le otorga una apariencia distintiva y noble.

La estructura física del Akita Inu es otra característica notable. A pesar de su pelaje espeso, que podría ocultar su forma, este perro destaca por su musculatura definida, ausencia de papada y una espalda recta, elementos que subrayan su fuerza y estabilidad.

Cuidados Específicos para un Akita Feliz

En términos de cuidados, el Akita Inu requiere una dieta rica en vitaminas A y H para mantener la salud y el brillo de su pelaje. Además, como cualquier raza, necesita de ejercicio diario no solo para mantenerse en forma sino también para fortalecer el vínculo con su dueño. A pesar de su tamaño e inteligencia, que le permite recordar y aprender con facilidad, el Akita disfruta de la compañía y la atención de su familia humana.

Un Comportamiento Digno de Admiración

El carácter del Akita Inu es tan especial como su apariencia. Dotado de una inteligencia superior y una tranquilidad casi zen, este perro irradia calma y dignidad. Lejos de ser un perro conflictivo, el Akita Inu muestra un temperamento pacífico y protector con los suyos, lo que lo convierte en un compañero fiel y amoroso. Aunque algunos puedan considerarlo independiente, su manera de demostrar afecto es única y significativa.

Salud y Longevidad: Un Compromiso de Cuidado

La salud del Akita Inu, en general, es buena, pero no está exenta de desafíos típicos de las razas grandes, como la displasia de cadera y problemas en las articulaciones. Sin embargo, su esperanza de vida, que oscila entre los diez y los quince años, es testimonio de su fortaleza y resistencia. Mantener un seguimiento veterinario regular es esencial para asegurar una vida plena y saludable para estos magníficos perros.

Entradas recientes


Publicado

en

Etiquetas:

Klook.com

Comentarios

2 respuestas a «La historia de Hachiko, el perro fiel que conmovió al mundo»

  1. […] el monumento a Hachiko: Este símbolo de lealtad y amistad conmueve a locales y visitantes. Ubicado cerca de Shibuya […]

  2. […] se vistió de gala esta semana para rendir un sentido tributo a uno de sus hijos más ilustres: Hachiko, el perro Akita cuya inquebrantable lealtad cautivó al mundo. Como cada año, decenas de personas se congregaron […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.