Eshima Ohashi: el puente más «aterrador» de Japón

eshima ohashi

Construido entre 1997 y 2004, el Eshima Ohashi no solo es notable por su curiosa estética. Es el puente de estructura rígida más grande de Japón y el tercero más grande a nivel mundial

Por Federico Aikawa

En el pintoresco noroeste de Japón, el puente Eshima Ohashi se erige como una maravilla de la ingeniería, desafiando las percepciones y ofreciendo una experiencia única a quienes lo cruzan.

Conectando los municipios de Matsue y Sakaiminato y extendiéndose sobre el lago Nakaumi, este puente no es una construcción ordinaria. Su diseño, reminiscente de una montaña rusa, le ha valido el apodo de «puente de la montaña rusa», gracias a su impresionante pendiente que crea un efecto óptico asombroso, donde parece que la carretera se eleva hasta el cielo.

Construido entre 1997 y 2004, el Eshima Ohashi no solo es notable por su curiosa estética. Es el puente de estructura rígida más grande de Japón y el tercero más grande a nivel mundial, una hazaña de la ingeniería diseñada para facilitar el tráfico fluido entre estas dos localidades y evitar los atascos, permitiendo al mismo tiempo el paso de grandes barcos por debajo de su estructura.

Con pendientes pronunciadas, giros y un gran desnivel de 6%, este puente es una prueba de la habilidad japonesa para combinar funcionalidad con diseño impactante.

La singularidad del Eshima Ohashi lo ha convertido en un escenario popular para el rodaje de anuncios locales, capturando la imaginación de cineastas y fotógrafos por igual. Hace unos años fue protagonista de una publicidad de la automotriz Daihatsu.

Pero más allá de su valor estético, este puente evita la necesidad de semáforos y sistemas de control de tráfico, facilita una circulación más eficiente y reduce el impacto ambiental asociado con los atascos de tráfico.

Para aquellos que buscan experiencias únicas en sus viajes, el Eshima Ohashi ofrece una perspectiva diferente, no solo literalmente por su diseño, sino también en lo que respecta a lo que es posible lograr en términos de ingeniería civil. Atravesarlo es una experiencia inolvidable, una que desafía la gravedad y juega con la percepción de quien se atreve a cruzarlo.

Ya sea que te encuentres en Japón por negocios o placer, agregar el puente Eshima Ohashi a tu itinerario te permitirá experimentar de primera mano esta maravilla de la ingeniería moderna.

Y mientras estés allí, no olvides explorar Matsue y Sakaiminato, dos municipios que ofrecen una rica mezcla de cultura, historia y belleza natural, perfectamente conectados por este puente extraordinario.

Cómo llegar al puente de Eshima Ohashi

Entradas recientes


Publicado

en

,

Etiquetas:

Klook.com

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.