Los hábitos de los japoneses para empezar bien el día

levantarse con buena cara

La filosofía del Ikigai nos recuerda la importancia de desacelerar, de conectar con nuestro propósito más profundo. Descubre los hábitos de los japoneses para empezar el día.

Por Federico Aikawa

Si hay un pueblo que ha desvelado los secretos de la felicidad y la longevidad, ese es el japonés. Inmersa en su rica cultura milenaria, la filosofía del Ikigai enseña a encontrar la razón por la que levantarse cada mañana, a través de la introspección y la atención a los pequeños detalles que conforman una vida plena.

El término Ikigai, de difícil traducción literal, se refiere a tener un propósito vital, una fuerza motriz que dé sentido a la existencia. Según los expertos, descubrir este Ikigai requiere responder a cuatro preguntas clave: ¿Qué amas? ¿En qué eres bueno? ¿Qué necesita el mundo de ti? ¿Qué puedes hacer para ganarte la vida? Encontrar el equilibrio entre estas áreas podría ser el camino al Ikigai para los occidentales.

Sin embargo, en la tradición nipona, el Ikigai trasciende lo laboral o económico. Es un proceso más lento y profundo, una búsqueda del sentido de la vida que puede cambiar con la edad y las circunstancias personales. Ya sea cultivar un huerto, practicar un arte marcial o simplemente disfrutar de la compañía de los seres queridos, el Ikigai invita a encontrar esa chispa vital que nos mantiene en movimiento.

Pero el Ikigai no es solo una filosofía, sino un estilo de vida que permea cada aspecto de la existencia japonesa. Desde la alimentación, con el método Hara Hachi Bu que promueve cenas ligeras y conscientes, hasta el cuidado del cuerpo y la mente a través de baños calientes relajantes, sueño reparador y actividad física matutina.

Los japoneses encuentran en la práctica milenaria del «Shinrin-yoku» o «baños de bosque» una vía para fortalecer su vínculo con la naturaleza y reducir el estrés. Pasear de manera consciente por entornos verdes no solo mejora su salud física, sino que also enriquece su bienestar emocional y espiritual.

En un mundo cada vez más acelerado y materialista, la filosofía del Ikigai nos recuerda la importancia de desacelerar, de conectar con nuestro propósito más profundo y de encontrar la felicidad en las pequeñas cosas que verdaderamente importan. Quizás, al seguir el ejemplo de la sabiduría japonesa, podamos todos descubrir nuestra propia razón para levantarnos cada mañana con una sonrisa.

Los cuatro hábitos japoneses para levantarse con buena cara

  1. Cenas ligeras con el método Hara Hachi Bu: Consiste en comer hasta llenar el estómago en un 80%. No pasar hambre, pero tampoco comer en exceso. Este método evita sobrecargar el organismo y promueve una digestión más liviana.
  2. Un baño caliente antes de dormir: Los baños calientes son una tradición cultural japonesa. Relajan los músculos, alivian el estrés, mejoran la circulación sanguínea, abren los poros de la piel y ayudan a conciliar un mejor sueño.
  3. Dormirse temprano: La cultura nipona recomienda cenar temprano para irse a la cama prontamente. Respetar las 7-8 horas de sueño recomendadas por la OMS permite levantarse con la piel descansada.
  4. Madrugar para practicar deporte: Antes de comenzar la rutina diaria, los japoneses dedican tiempo a realizar actividad física como entrenamiento de fuerza o el «Shinrin-yoku» (baños de bosque), que consiste en pasear de manera consciente por la naturaleza.

Entradas recientes


Publicado

en

,

Etiquetas:

Klook.com

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.