Aoshima: la isla de los gatos que sorprende a los turistas en Japón

Un ferry permite llegar a este pequeño pueblo pequero que es habitado por más gatos que humanos.

Japón, conocido por sus lugares emblemáticos, nos presenta una joya única: Aoshima, la isla habitada por más gatos que seres humanos. Este rincón insólito, ubicado al sur del país, se ha convertido en un imán para los amantes de los felinos, consolidándose como un destino turístico peculiar.

Con una población felina que supera los 120 gatos, Aoshima se ha ganado la reputación de ser una de las áreas con mayor concentración de estos adorables animales por metro cuadrado en el mundo. Actualmente, la isla cuenta con tan solo 5 o 6 residentes (humanos) permanentes, mientras que el resto son visitantes que llegan para disfrutar de la compañía de estos curiosos habitantes.

La historia de Aoshima se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando la población de la isla, que alcanzaba los 900 habitantes en la década de los 40, se vio obligada a mudarse a otras localidades cercanas. El vacío humano dejó espacio para que los gatos tomaran protagonismo, convirtiéndose en los verdaderos dueños de la isla.

¿Cómo llegar a este paraíso felino?

Aoshima no está diseñada como un destino turístico convencional, pero su popularidad ha atraído la atención de aquellos que desean sumergirse en esta experiencia única. Para llegar, se debe tomar un ferry desde la ciudad de Nagahama, un viaje de aproximadamente 20 minutos que promete revelar un mundo gobernado por gatos.

La historia de Aoshima está entrelazada con la tradición pesquera de Japón, donde los gatos, famosos por su destreza cazadora, se convirtieron en compañeros inseparables de los pescadores. La llegada en los botes de pesca, inicialmente para controlar las plagas de roedores, llevó a una población creciente de felinos en la isla.

Recomendaciones al visitar la Isla de los Gatos

Hoy en día, los gatos de Aoshima son más salvajes que domésticos, ya que su contacto diario es principalmente con los turistas que visitan el lugar. Sin embargo, esta singular convivencia atrae a aquellos que buscan una experiencia única en un entorno natural y enriquecedor.

Al visitar la isla de los gatos, es esencial recordar algunas recomendaciones importantes. No hay tiendas ni restaurantes en Aoshima y se sugiere llevar comida y agua suficiente. La higiene personal después de interactuar con los gatos también es clave, ya que, aunque las enfermedades transmitidas son generalmente leves, es fundamental cuidar tanto de los felinos como de los visitantes.

Entradas recientes


Publicado

en

,

por

Klook.com

Comentarios

Una respuesta a «Aoshima: la isla de los gatos que sorprende a los turistas en Japón»

  1. […] Estos espacios ofrecen un oasis de tranquilidad en las bulliciosas ciudades japonesas, reflejando la importancia de los gatos en la vida cotidiana de las personas. Además, la cultura pop japonesa está repleta de referencias felinas, desde la icónica Hello […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.