Obra completa de Hokusai alcanza los 3.56 millones de dólares en una subasta de Christie’s

ola kanawaga

La colección, producida a principios de la década de 1830 por Katsushika Hokusai, alcanzó una cifra récord en una subasta.

Por Federico Aikawa

En una subasta que tuvo lugar este martes en Christie’s, Nueva York, un conjunto completo de 46 grabados en madera del artista japonés de ukiyo-e Katsushika Hokusai fue adquirido por la impresionante suma de 3.56 millones de dólares. Este acontecimiento marca un hito en el aprecio y la valorización del arte tradicional japonés.

La colección, producida a principios de la década de 1830, incluye el original «Thirty-Six Views of Mount Fuji», que muestra la montaña desde diferentes lugares, incluyendo Edo (la actual Tokio). La popularidad alcanzada por estas piezas en su tiempo propició la creación de 10 obras adicionales para completar la serie.

Katsushika Hokusai

Estas impresiones fueron recopiladas individualmente durante más de una década por Jitendra Singh, profesor emérito de la Wharton School of Business de la Universidad de Pensilvania. Según Edward Lewine, vicepresidente de comunicaciones de Christie’s, Singh adquirió su primera impresión de Hokusai en 2013 y completó el conjunto en enero de 2023, con una inversión aproximada de 3 millones de dólares.

La última vez que se vendió un conjunto completo de impresiones de esta serie fue en una subasta de Sotheby’s en París en 2002, donde alcanzó 1.4 millones de euros (aproximadamente 1.5 millones de dólares), de acuerdo con Takaaki Murakami, jefe del departamento de arte japonés y coreano de Christie’s.

Murakami resalta que el mercado actual es mucho más favorable en comparación con hace 20 años y menciona que «las obras de Hokusai tienen un gran atractivo en el mercado internacional». Esta afirmación se ve respaldada por la venta récord de una sola impresión de «La Gran Ola de Kanagawa» por 2.76 millones de dólares hace un año, una de las imágenes más icónicas de la serie y por ende, del arte japonés.

La famosa serie, impresa con tinta azul de Prusia, un material novedoso y accesible en esa época a través de mercaderes occidentales, retrata el monte más alto de Japón desde distintos puntos de vista y en diferentes estaciones. Entre estos se destaca el grabado «Honjo Tatekawa», que muestra a trabajadores de la madera en el pueblo natal de Hokusai, en la actual Sumida Ward de Tokio, y se considera el diseño más raro de las 10 obras adicionales.

Katsushika Hokusai

Debido a que los grabados de Hokusai no tenían números de edición, se desconoce el número exacto de copias producidas, con teorías que estiman entre 2,000 y 5,000 impresiones.

La venta de esta colección completa es testimonio del legado perdurable de Hokusai y su impacto ineludible en el arte mundial, subrayando el aprecio que sigue despertando el ukiyo-e en coleccionistas y amantes del arte por igual.

Las características del ukiyo-e, tan característico de la obra de Hokusai

El ukiyo-e es un género de arte japonés que floreció desde el siglo XVII hasta el siglo XIX. Su nombre, que se traduce como «imágenes del mundo flotante», refleja su enfoque en la captura de la efímera belleza de la vida cotidiana, el entretenimiento y el paisaje urbano de la época.

  1. Temática: El ukiyo-e abarcaba una amplia gama de temas, incluidos paisajes, escenas de la vida cotidiana, figuras femeninas conocidas como «bellezas», actores del teatro kabuki, luchadores de sumo, y seres mitológicos o folclóricos. También se interesaba en escenas de naturaleza y festividades.
  2. Técnica y materiales: Inicialmente, el ukiyo-e se producía principalmente en pinturas y libros ilustrados, pero es más conocido por las impresiones en madera (xilografías). Estas impresiones se hacían tallando una imagen en bloque de madera, entintando el bloque, y presionándolo contra papel para crear la imagen. La técnica permitía producciones en masa, aunque cada color requería un bloque de madera separado, lo que hacía el proceso laborioso.
  3. Estilo y estética: El ukiyo-e es reconocido por su estilo distintivo, que incluye el uso de líneas claras, colores brillantes y planos, y una notable ausencia de perspectiva occidental, lo que da a las obras un aspecto plano pero estilísticamente expresivo. Los artistas del ukiyo-e a menudo jugaban con la composición y el espacio negativo de manera innovadora.
  4. Influencia cultural: Aunque el ukiyo-e era inicialmente popular entre las clases ciudadanas de Japón, eventualmente ganó reconocimiento y apreciación internacionales, especialmente en Occidente. La estética y las técnicas del ukiyo-e influyeron significativamente en artistas europeos del siglo XIX, como Vincent van Gogh y Claude Monet, en un movimiento conocido como Japonismo.
  5. Artistas destacados: Algunos de los artistas más famosos del ukiyo-e incluyen a Hokusai, cuyas series «Treinta y seis vistas del monte Fuji» incluyen la famosa «La gran ola de Kanagawa»; Utamaro, conocido por sus retratos detallados de mujeres; y Hiroshige, famoso por sus paisajes atmosféricos y sus series de estampas como «Las cincuenta y tres estaciones del Tokaido».
  6. Legado: El ukiyo-e dejó un legado duradero en el arte japonés y sigue siendo una fuente de inspiración y estudio. Las impresiones originales del ukiyo-e son altamente valoradas por coleccionistas de arte en todo el mundo.

Entradas recientes


Publicado

en

,
Klook.com

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.