Shogun: qué pasó con el bebé del primer episodio

shogun

El primer episodio de Shogun muestra una escena brutal que generó debate entre los espectadores.

Por Federico Aikawa

El último estreno histórico-épico ha presentado sin duda su escena más oscura y controvertida hasta la fecha, un momento que, a pesar de desarrollarse fuera de pantalla, ha resonado profundamente entre la audiencia. En el arranque de su episodio inaugural, «Shogun» no solo introdujo a John Blackthorne en las costas de Japón, sino que también sumergió a los espectadores en un drama lleno de conflictos de poder delicados y complejidades internas, marcando el tono para lo que sería una narrativa repleta de violencia y dilemas morales.

La trama de «Shogun» se entreteje alrededor de las aspiraciones de poder de Lord Toronaga, quien, en comparación con otros miembros del Consejo de Regentes, ha sido representado como un personaje cada vez más poderoso y astuto. Al cobijar bajo su techo a la madre del heredero del difunto Taiko, Toronaga no solo se asegura una ventaja política, sino que también se convierte en el epicentro de una tensa dinámica de poder.

Esta situación se complica aún más cuando Tooshi, un joven samurái, solicita permiso para realizar seppuku, un acto que culmina en la trágica muerte de su bebé, ejecutada fuera de pantalla en un gesto que destaca la brutalidad y las estrictas normas del honor samurái.

El seppuku, descrito como una muerte lenta y agonizante, se presenta no solo como una forma noble de fallecer tras una batalla valiente o un acto honorable, sino también como una muestra de lealtad absoluta hacia el señor feudal. En este contexto, la demanda de Tooshi de llevar a cabo el seppuku, tras haber ofendido a Ishido y sentir una profunda vergüenza por sus acciones, subraya la intensidad de la cultura samurái y sus implacables códigos de honor, incluso al punto de sacrificar la vida de un inocente.

La incapacidad de Toronaga para intervenir y evitar la muerte del infante, pese a su evidente descontento, ilustra las limitaciones impuestas por las leyes y tradiciones de la época, así como la complejidad de las relaciones de poder dentro del consejo.

Esta escena, aunque no visible para el espectador, establece una narrativa violenta y de altas apuestas para «Shogun», y ofrece una profunda mirada al carácter de Mariko, cuya gestión del evento no solo resalta su propia resiliencia y astucia, sino que también presagia el tono sombrío y despiadado que define a la serie.

Entradas recientes


Publicado

en

Etiquetas:

Klook.com

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.