El telescopio James Webb capta a la estrella Wolf-Rayet en plena expulsión de material

La estrella WR 124, situada a 15.000 años luz de distancia en la constelación de Sagitta, es uno de los primeros objetos observados por el nuevo telescopio espacial de la NASA. Su espectro muestra intensas líneas de emisión de helio y otros elementos pesados que indican su avanzado estado evolutivo.

La estrella Wolf-Rayet, una de las más luminosas, masivas y brevemente detectables conocidas por la ciencia, fue uno de los primeros objetos observados por el telescopio espacial James Webb de la NASA en junio de 2022. Con sus potentes instrumentos infrarrojos, Webb muestra en detalle sin precedentes la estrella WR 124, ubicada a 15,000 años luz de distancia en la constelación Sagitta.

Las estrellas masivas pasan por ciclos de vida acelerados, y solo algunas atraviesan una breve fase Wolf-Rayet antes de explotar en supernova, lo que hace que las observaciones detalladas de esta rara fase sean valiosas para los astrónomos. Las estrellas Wolf-Rayet están en proceso de deshacerse de sus capas exteriores, lo que da lugar a sus característicos halos de gas y polvo. La estrella WR 124 tiene una masa 30 veces mayor que la del Sol y ha desprendido una cantidad de material equivalente a 10 soles hasta el momento. A medida que el gas eyectado se aleja de la estrella y se enfría, se forma polvo cósmico que brilla en la luz infrarroja detectable por Webb.

El origen del polvo cósmico que puede sobrevivir a la explosión de una supernova y contribuir al «presupuesto de polvo» del universo es de gran interés para los astrónomos por múltiples razones. El polvo es fundamental para el funcionamiento del universo: protege a las estrellas en formación, se reúne para ayudar a formar planetas y sirve como plataforma para que las moléculas se formen y se unan, incluyendo los bloques de construcción de la vida en la Tierra. A pesar de los muchos roles esenciales que desempeña el polvo, aún hay más polvo en el universo de lo que las teorías actuales sobre su formación pueden explicar. El universo opera con un excedente de presupuesto de polvo.

Webb abre nuevas posibilidades para estudiar los detalles del polvo cósmico, que se observa mejor en longitudes de onda infrarrojas. La cámara de infrarrojo cercano de Webb (NIRCam) equilibra el brillo del núcleo estelar de WR 124 y los detalles enredados en el gas circundante más débil. El instrumento de infrarrojo medio de Webb (MIRI) revela la estructura irregular de la nebulosa de gas y polvo del material eyectado que rodea la estrella. Antes de Webb, los astrónomos amantes del polvo simplemente no tenían suficiente información detallada para explorar cuestiones sobre la producción de polvo en entornos como WR 124, y si los granos de polvo eran lo suficientemente grandes y abundantes como para sobrevivir a la supernova y convertirse en una contribución significativa al presupuesto general de polvo. Ahora esas preguntas pueden investigarse con datos reales.

Entradas recientes


Publicado

en

por

Klook.com

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.