«Kiki: entregas a domicilio», la obra de arte de Hayao Miyazaki

kiki

Kiki, la película animada de Miyazaki es una obra maestra que muchas veces es olvidada.

Por Federico Aikawa

La magia de los filmes de Studio Ghibli reside en su habilidad para entrelazar lo fantástico con lo cotidiano, creando mundos donde lo maravilloso se fusiona con lo mundano de manera que cautiva y reconforta a la vez.

Dentro de este universo, «Kiki: Entregas a Domicilio» emerge como una obra emblemática que encapsula esta esencia, siendo una adaptación del novela «Majo no Takkyūbin» de Eiko Kadono, publicado en 1985, apenas cuatro años antes del estreno de la película en 1989 en Japón y posteriormente en 1998 en América.

La historia de Kiki, una joven bruja que emprende su viaje de independencia a los trece años, es un reflejo de la transición a la adultez, marcada por la emoción del descubrimiento y las inevitables dificultades que conlleva el enfrentarse a un mundo desconocido.

La decisión de Kiki de dejar su hogar y la seguridad que este representa, para aventurarse en una ciudad donde sus tradiciones parecen desvanecerse ante la modernidad, plantea un diálogo entre lo antiguo y lo nuevo, entre la magia y la realidad cotidiana.

El filme, dirigido por Hayao Miyazaki, es fiel al espíritu del libro en su inicio, pero conforme avanza, introduce cambios significativos que, lejos de desvirtuar la obra original, enriquecen la narrativa y profundizan en el desarrollo de Kiki como personaje.

La inclusión de conflictos adicionales, como la pérdida temporal de sus poderes mágicos y la dramática escena de rescate, no presentes en el libro, sirven para explorar con mayor intensidad los desafíos internos y externos a los que Kiki debe enfrentarse.

La pérdida de la magia de Kiki es una metáfora poderosa de la lucha interna que enfrenta al tratar de encontrar su lugar en el mundo, equilibrando sus tradiciones con las demandas de una sociedad moderna que parece dejar poco espacio para lo maravilloso. Este conflicto interno se ve reflejado en su relación con Gigi, su compañero felino, cuya comunicación se pierde, simbolizando la pérdida de la inocencia y la transición definitiva hacia la madurez.

«Kiki: Entregas a Domicilio» es un testimonio de la resiliencia, la importancia de la autoaceptación y el valor de perseverar ante la adversidad. La película no solo celebra la independencia y el crecimiento personal sino que también aborda con sensibilidad temas como la depresión y el agotamiento, tan relevantes en la actualidad como en el momento de su estreno.

Kiki

Miyazaki logra, una vez más, que Studio Ghibli ofrezca una película que trasciende generaciones, hablando tanto a niños como a adultos sobre la importancia de encontrar nuestro propio camino, reconociendo que, aunque el viaje puede estar lleno de obstáculos, también está repleto de aprendizajes, amigos y, sobre todo, magia.

La adaptación no solo es fiel al mensaje central de la novela sino que lo expande, ofreciendo una experiencia cinematográfica que es, en sí misma, un acto de magia cotidiana.

Entradas recientes


Publicado

en

, , ,
Klook.com

Comentarios

2 respuestas a ««Kiki: entregas a domicilio», la obra de arte de Hayao Miyazaki»

  1. […] raíces en la rica tradición artística de Japón, estos dibujos para colorear digitalmente abarcan desde paisajes serenos de montañas y cerezos en […]

  2. […] o incluso hablar contigo mismo en japonés. En la era digital actual, plataformas de streaming como Netflix ofrecen una gran variedad de shows en japonés, desde películas y reality shows hasta populares animes, permitiéndote sumergirte en el idioma de […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.